“Una Rosa es suficiente para el amanecer”

 

En tiempos de miedo, vulnerabilidades y muerte, diría el poeta francés Edmond Jabes: “Una Rosa es suficiente para el amanecer”.

Rosita Vilchez solo le pide a Dios un poco más de tiempo para aplicar lo aprendido. Es que este último fin de semana logró lo que tanto anheló desde muy joven: recibir su título profesional de abogada. Pero, a pesar de los años, sus sueños permanecen intactos. Con apenas días de haber recibido su cartón de abogada, Rosita se ha prometido llegar a la fiscalía o a algún juzgado donde pueda impartir justicia social a los que más lo necesitan. Esa ha sido su meta desde siempre y por eso está feliz y consciente que obtener su título profesional es la mejor de las posibilidades, pero también el mejor de los ejemplos para su familia y, sobre todo, para todos sus descendientes.

Toda su vida ha estado avocada a las luchas sociales en defensa de los derechos de las personas, en especial, de los niños. Su vida laboral siempre giró entre el Poder Judicial, la fiscalía y Capitanía de puerto. Tenía experiencia, sentía que había capacidad para definir situaciones, además de su pasión por lo que hacía y su entrega por completar lo pactado; pero le faltaba el título que le permitiera llegar mucho más cerca de lo que se había trazado muchos años antes, el de abogada, la carrera que, considera ella desde siempre, va con sus ideales y principios, y que le permitirá cumplir de lleno con el rol que hace muchos años se impuso: el servicio social.

Haciendo trabajo en DEMUNA

Rosa Emilia Vilchez Gómez nació en Paita, el 12 de octubre de 1960, y por esas cosas de la vida, fue huérfana a los diez años de edad, duro golpe que aprendió a soportar con hidalguía para sacar adelante a sus hermanos menores.

No ha sido fácil la vida para ella, y por eso hoy que se ha recibido de abogada, recuerda con mucha nostalgia sus inicios, sus debilidades y todo lo que tuvo que pasar para completar su más anhelado sueño.

Rosita recibe su título de manera virtual y recuerda el momento en que decidió empezar su carrera.

Rosita en el día de su graduación

Fue su último hijo, Joao, que, al finalizar sus estudios superiores, la sorprende con la noticia: le había tramitado su postulación para el examen de admisión. La familia entera sabía de sus sueños y por eso estaban regalándole la oportunidad de empezar. “Nunca es tarde…”, dicen.

“Nosotros sabemos que tú sí puedes, madre, y estaremos junto a ti para apoyarte”, le dijeron en casa. ¿Se puede hacer mejor regalo que eso?

Rosita hoy es inspiración para muchos de nosotros. Si alguien tenía alguna duda en este puerto de que se puede, pues Rosita acaba de apagarla. Dicen que quien inspira a otros a soñar, a aprender y a ser mejores, se convierte en un líder. ¿Acaso ha nacido una lideresa en el puerto de Grau?

Actualmente, Rosita labora en el centro poblado de Yacila; ella misma ha sido la creadora de este espacio en bien de muchas mujeres; pero antes lo hizo en La Tortuga, así como ha laborado por muchos años en la municipalidad de Paita. Lleva más de quince años desempeñándose como defensora especializada en DEMUNAS. Es conciliadora y defensora acreditada por el ministerio de justicia y por el ministerio de la mujer. Ella sabe que el estudio es un proceso continuo de aprendizaje, desarrolla sus conocimientos y aplica en los diversos ámbitos para lograr un buen desenvolvimiento.

“Mi familia fue mi soporte. Hubo momentos que flaqueé por falta de recursos económicos. Allí estuvieron ellos para apoyarme”

Rosita y parte de su gran familia

Pero, aunque otros a veces lo sientan, Rosita nunca se sintió menos que otros, y hoy, a pesar de su nuevo título, siente que no hay diferencia en ella. Se siente la misma dama sencilla, cariñosa, educada y, sobre todo, una mujer con valores.

A pesar de los momentos críticos que pasamos, Rosita mira el futuro. Sueña con una Paita turística donde podamos disfrutar no solo de espacios recreativos, sino culturales. Cree en una gran feria donde nuestros artistas puedan exponer sus talentos. Sigue esperando al elegido, al idóneo, al alcalde que se identifique con el desarrollo y progreso de nuestro puerto.

En tiempos de miedo, vulnerabilidades y muerte, Rosita nos dice que el que persevera, alcanza, y que no desea ser una modelo para nadie, sino una inspiración para muchos.

Rosa Vilchez con la Dra. Cecilia Aldave Ruiz (exviceministra de problaciones vulnerables)

“Primero está Dios, por permitirme culminar con mi carrera; luego mi esposo y el resto de mi familia, así como mis profesores quienes complementaros mis conocimientos para poder lograr este objetivo”

“Bien merecido este gran logro, madre mía”, ha escrito su hija mayor Kenyta Saraí en sus redes sociales. “Abogada Rosa Emilia Vilchez Gómez, tus hijos estamos tan orgullosos de ti”

Todos, de alguna manera, deseamos cumplir con nuestros sueños. Los hay económicos, deportivos, amorosos y académicos, entre otros. Pero, ¿cuál es el verdadero camino a seguir? Rosita nos dice que es el trabajo duro y en equipo; que hay que esforzarse, pero que nunca hay que dejar de creer en nosotros mismos.

Sin duda, la historia de Rosita nos anima y nos da la fuerza para seguir adelante para no claudicar a nuestros sueños y alcanzar así nuestras metas.

Dicen que las mujeres que se llaman Rosa son alegres, muy simpáticas, amables y divertidas. Hoy podemos sumarle que las Rosas también saben remar contra la corriente.

 

Autor

  • Nació en Paita, 1971. Ha publicado las novelas "Entre el cielo y el mar" y "El Príncipe del Rectángulo". Actualmente dirige la revista Barlovento y busca tiempo y espacio para terminar su tercera producción literaria.

Agregue un comentario

Next Post

Vanessa Madrid, la Madrina de los desprotegidos

Dom Mar 7 , 2021
“Los perros son más inteligentes de lo que los seres humanos creemos. Con ellos es imposible sentirme sola” No se puede amar a los animales y ser perezoso al mismo tiempo. Ellos requieren de mucha atención, como disfrutar de paseos, juegos en campos abiertos o […]

Categorías