Pandemia, sentimientos, reflexiones y esperanzas

Esperanza

Pandemia, sentimientos, reflexiones y esperanzas

La pandemia, ese problema sanitario que desde hace casi seis meses nos maltrata, cuenta con el aterrador apoyo de diversas fuentes que se orientan a confundirnos más y, en esa medida, a agravar su efecto sobre las gentes del mundo. No aparece hasta hoy entidad alguna que, de manera enterada y ponderada, siembre tranquilidad y orden para enfrentar con eficiencia el problema. Obviamente, hay muchos intereses que se oponen.

No obstante, es imposible impedir que algunas voces con nuevo y alentador contenido empiecen a leerse y/o escucharse; expresen los sentimientos que les inspira este fatal momento, y comprobamos en esas voces la esperanza de lograr más temprano que tarde un planeta en el que la belleza y la justicia sean el factor común.

Isabel Allende ha señalado que “desde que murió Paula (mi hija), hace 27 años, le ha perdido el miedo a la muerte”, y sin dejar de destacar todo lo negativo que nos ha revelado y nos sigue revelando la pandemia, comprueba con optimismo que “los creadores, los artistas, los científicos, los jóvenes y cada vez más mujeres, se están planteando una nueva normalidad”, y aconseja que “no se puede vivir con temor, porque te hace imaginar lo que aún no ha pasado y te hace sufrir el doble. Hay que relajarse un poco, tratar de gozar lo que tenemos y vivir el presente”.

César Hildebrandt, en el último número de HILDEBRANDT EN SUS TRECE, en un artículo suyo, describe el miedo a la muerte que la pandemia ha generado en todos los habitantes del planeta, a través de los periódicos, de la radio y de la televisión: “El miedo a la muerte está en casi todas las personas del mundo”; pero, señala que “estos malos y malditos tiempos tendrán que pasar”; y al igual que Isabel Allende -a un plano similar de optimismo- nos convocan ambos a enfrentar el miedo. Como señala Hildebrandt: que “nos agarremos a trompadas con los heraldos negros para ganar la batalla a la tristeza y al miedo” que se ha empoderado en casi todos nosotros.

Éstas son las conductas a emular, plenas de verdad y ávidas de solidaridad, inteligencia y honestidad. Éstos son los comportamientos que debemos tener con la mirada puesta en nuestros niños y niñas.

Los pioneros de esta gran tarea ya están en el mundo, como dice Isabel Allende: Abramos bien los ojos, identifiquémoslos y enlacemos nuestros brazos y avancemos. Por nuestros niños y niñas.

“nos agarremos a trompadas con los heraldos negros para ganar la batalla a la tristeza y al miedo”

Autor

  • Paita. Químico Farmacéutico. Egresó de la Universidad Nacional de Trujillo. Político y exdirigente de izquierda.

Agregue un comentario

Next Post

¿Quiénes son los culpables?

Dom Ago 23 , 2020
OPINIÓN ¿Quiénes son los culpables? Otra vez una desgracia, otra vez la falta de conciencia, empatía y, sobre todo, de educación en la población peruana. Aquí no hay simples jóvenes infractores, como algunos quieren hacernos creer. Vivimos tiempos extraordinarios, en medio de un virus que, […]

Anuncios

Categorías