¿Paita en manos de cobardes?

¿Paita en manos de cobardes?

Hace una semana los diarios regionales anunciaron la delicada situación de salud del Sr. alcalde de Paita, don Teodoro Alvarado Alayo. Una semana que, en lugar de unirnos en oraciones y buenas vibras a su recuperación (como nos tienen acostumbrados los porteños religiosos) estuvo llena de rencillas entre dos grupos que anteponen sus intereses personales antes que la salud del Sr. alcalde y el de la provincia.

No ha habido un comunicado oficial sobre la situación de salud del Sr. Alvarado. La página institucional de la Municipalidad ha estado, como siempre, tan farandulera y a la vez muda, como los regidores de mayoría que ni siquiera son capaces de decir que son regidores cuando un periodista regional los enfoca en los alrededores de la clínica donde estuvo internado su alcalde. Cosa tan rara, ¿no?

¿Por qué ocultarle al pueblo el verdadero estado de salud de su alcalde?

El juego político de cerrar la Municipalidad ha sido -tal vez para ellos- una gran jugada que ha logrado mantener alejado al teniente alcalde y su ya conocida rivalidad con la gestión de turno.

Sin embargo, en los dimes y diretes en esta semana, y en ambos lados, lamentablemente los protagonistas han sido las diferentes páginas anónimas que pululan por las redes sociales; es decir, en Paita no hay personajes que salgan a decir la verdad, todos se esconden. Es que, como dijo el Mahatma Gandhi: un cobarde es incapaz de mostrar amor porque eso está reservado para los valientes.

Sí, señores, aunque les duela y despotriquen sólo en cuentas anónimas inventando tontería y media al que se expresa: La cobardía es la falta de valentía. No defender ni sustentar una idea con tu nombre propio es de personas doblegadas y caguetas. Y, lo más lamentable, que estas personas están dentro del aparato municipal. Lamentable digo, porque es sabido que un cobarde siempre es un traidor. Imagínense lo que le espera a Paita en manos de estos tipos.

Por otro lado, no hay líderes que nos defiendan, El puerto de Paita está acéfalo. Los dizques líderes son líderes de ocasión y esperan un ambiente electoral para manifestarse hablando sus ya conocidas estupideces que sólo engañan a más estúpidos como ellos. Es decir, no son líderes sino oportunistas. No son líderes sino peleles.

La provincia no puede continuar sin cabeza, aunque nuestros regidores demuestren en cada problema que ellos viven sin brazos ni piernas. Y como si nada.

Los colores de Paita se defienden.

Hoy, el último día del mes de enero, se acaba la jugada política de mantener cerrada la municipalidad de Paita. Buen juego, por cierto, el de dilatar la llegada del teniente alcalde. Muy ingenioso el que asesoró esta maniobra. Aplausos para su gran capacidad de gestión. Un diploma para su inteligencia y sus grandes enseñanzas en pendejadas.

Estamos obligados a hacer de febrero un mes diferente mientras se recupera el alcalde Teodoro Alvarado Alayo. Vivimos en medio de una pandemia que amenaza con volver con más fuerza y no estamos para desuniones. Es hora de reinventarnos.

Lo mejor que puede ocurrir en Paita es que actúe el concejo en pleno y dé sucesión a quien corresponda por mandato constitucional. Ya estuvo bueno de jugarretas que nada bueno le hacen a la provincia. Necesitamos de un alcalde encargado, no podemos continuar con el palacio municipal cerrado.

Paita no es de un grupito ni del otro. Paita es de todos los que vivimos bajo esta luna, y tiene a sus representantes -los regidores- que deberían pelear por nuestros intereses en conjunto. Esa es la labor que les dimos en las urnas y no la de defender a oscuros personajes que viven impregnados por años en el aparato estatal.

Déjense de cobardías, señores regidores; libérense y libérennos.

Libérennos de los cobardes, señores regidores, de esos que sólo son capaces de mostrarse en cuentas anónimas porque el rabo de paja que tienen es infinito, y hagan cumplir la ley. Si no, el pueblo los repudiará y la historia también.

¿A qué le temen? ¿O también son cobardes?

 

Autor

  • Nació en Paita, 1971. Ha publicado las novelas "Entre el cielo y el mar" y "El Príncipe del Rectángulo". Actualmente dirige la revista Barlovento y busca tiempo y espacio para terminar su tercera producción literaria.

Agregue un comentario

Next Post

Richie Antón

Lun Feb 8 , 2021
“Si no hago música, mi vida está perdida” Conocí a Richie Antón en una celebración literaria callejera, con micro en mano y rapeando: eran movimientos laterales, rimas que dejaban al descubierto la rabia del marginado, ropa ancha y joyas exageradas que mostraban a un joven […]

Anuncios

Categorías