Jorge Montero Chapilliquén

jmch

Monterito, el guardián de la luna

Desde la antigüedad, los guardianes fueron seres imaginarios increíbles que tenían la misión de defender y vigilar un rasgo importante de su época. Podía ser una estatua o una divinidad religiosa. Los habitantes siempre los consideraron de mayor importancia para la sociedad, tanto así que eran adorados con ofrendas para que mantuvieran su firmeza.

Si hablamos de cultura, existe un guardián en el puerto de la Luna, un paiteño que brega en contra de la corriente, que no se cansa y que, a diferencia de los antiguos guardianes, nunca está estático, siempre se moviliza de un lugar a otro para cuidar su esencia, llevar el arte, el conocimiento y asegurar la esperanza de un mundo mejor para los suyos. Lamentablemente, la sociedad donde vive y por la cual él se desvive, todavía no lo considera de mayor importancia ni le ofrenda siquiera un quinto para su mantenencia.

Jorge Humberto Montero Chapilliquén, “Monterito” para los amigos, nació en el puerto de la luna el 14 de marzo de 1957. Es un apasionado de la poesía y de la literatura en general, así como del periodismo donde esporádicamente se desempeña. Tiene bien claro que la función de un artista como él, poeta por convicción, es abrirles los ojos a los habitantes e insistir para que se vuelvan libres a través de la lectura.

Basta darse una vuelta por las céntricas calles del puerto de Paita para encontrarlo. Siempre lleva un maletín donde guarda un poemario, un folleto o un regalo personal que ha sido leído y que no duda en brindártelo. Jorge Montero es consciente de la importancia de un libro, sabe que un libro libera, trasciende, diversifica y, sobre todo, acerca al individuo al conocimiento. Un libro es el gran inicio para volvernos mejores seres humanos.  

pez de luna

Edición Nro. 40 de Pez de Luna

Desde el año 1990, Jorge Montero edita y promociona su revista literaria “Pez de Luna”. “Es una odisea editarla”, nos dice, “el empresariado no apoya y he visto la frustración de varios de mis proyectos con estas cerradas de puerta”. No obstante, su persistencia ha logrado publicar 40 ediciones en estos 31 años, y se prepara para seguir existiendo.

Vender poesía en un puerto pesquero como Paita es una locura. Sí, creemos que Monterito está loco; sin embargo, como se dice coloquialmente: “la locura es un placer que sólo los locos conocemos”. Nuestro loco guardián, es con su revista que intenta encontrar esos espacios de diálogos, una constante búsqueda de jóvenes lectores o, lo que es lo mismo, más locos como él que sean capaces de sentir y trasmitir a la vez la importancia de la palabra. “Antes realizábamos tertulias literarias en Paita, hoy parece difícil hacerlas y cada vez son más remotas”, agrega.

Pero Monterito no desmaya, él está convencido que la única manera para salir del subdesarrollo es la lectura y sabe que su misión como gestor cultural es seguir promoviéndola e intentar hasta lo imposible a pesar de las circunstancias, Realizar proyectos para fortalecer el crecimiento y el desarrollo sociocultural de sus conciudadanos es desde hace muchos años su misión, aún cuando los porteños no compren ni gusten de la poesía.

“La poesía nos humaniza, mueve nuestros sentimientos y sirve para transformar el orden de las cosas”

Todo amante de la literatura tiene un inicio. Jorge Montero, por ejemplo, encontró su vocación de lector leyendo a Goethe con su novela “Las penas del joven Werther”, la historia de un joven artista que escapa de las presiones de su familia que no deseaba el arte para su vida. ¿Acaso nuestro poeta se sintió identificado con el personaje?

Nuestro guardián de la cultura paiteña es ferviente admirador de la obra de César Vallejo y de Octavio Paz; y en Paita, de Juan Manuel Mendoza y Gian Pierre Codarlupo, poeta a quien le augura un futuro internacional prometedor.

No le gusta la política, se aleja de los políticos porque está convencido que son mercachifles y materialistas. “No me preguntes por ellos”, me dice, “mi opinión sobre los políticos es nefasta”. Sin embargo, en sus buenas épocas, perteneció al “Partido Comunista Unidad”, del artista y político Jorge del Prado.

Actualmente, es miembro de la Asociación de Artistas Paiteñas (ASAP), pero antes convivió con el grupo literario “Velero”, así como perteneció a la Coordinadora de intelectuales-base Paita.

asap

Socios de la ASAP en su local de la ex aduana de Paita

Pero la pandemia lo ha relegado a unas vacaciones forzosas. No hay movimiento cultural, no hay celebraciones de la palabra; estamos lejos de emitir una publicación propia o ajena dadas las circunstancias. Nuestro poeta está escribiendo. Poco, pero escribiendo. Tiene en mente publicar su poemario “Un Canto Para El otoño” apenas pase la tormenta, y continuar con otra edición de su revista cultural “Pez de Luna”.

Monterito, el autor de “Puerto de Pájaros” (1990) no se rinde, no desmaya ni deja la maleta negra que lo caracteriza mientras camina por las calles de su puerto y donde siempre tiene un ejemplar para compartir. Es un vigilante de la cultura del puerto de la luna. Cree fielmente que Paita necesita una Feria del Libro donde se rinda culto a la palabra y a las diferentes artes. Está convencido que hay futuro en esta tierra que, pareciera estar olvidada. No se rinde.

jmch

Jorge Montero Chapilliquén. Paita, 14/03/1957

Monterito es autodidacta, pero está estudiando actualmente periodismo en la Universidad Nacional de Trujillo, su otra pasión. Ama a su tierra como nadie y nos regala esta frase que encierra su obra, sus ganas y su existencia:

“Paita es mi ilusión poética, mi puerto amado, y por donde voy, siempre resalto su belleza e importancia”.

Larga vida al poeta.

Autor

  • Nació en Paita, 1971. Ha publicado las novelas "Entre el cielo y el mar" y "El Príncipe del Rectángulo". Actualmente dirige la revista Barlovento y busca tiempo y espacio para terminar su tercera producción literaria.

Agregue un comentario

Next Post

Manolo Abad, el eterno pájaro fragata

Dom Ene 17 , 2021
Manolo Abad, el eterno pájaro fragata Por Gian Pierre Codarlupo Manolo Abad es un caso particular de la producción poética en Piura. Su estilo lúdico y elaborado le valió en 1990 una Mención Honrosa en el mítico concurso El Poeta Joven del Perú. Su poesía […]

Anuncios

Categorías