Jorge Hidalgo Castillo y su Paita Idolatrada

Jorge H.

Jorge Hidalgo Castillo

 

La misión ha sido cumplida

 

Don Jorge Hidalgo Castillo es el mejor ejemplo para entender que no se necesita de haber nacido en este puerto para quererlo y defenderlo. Lo quiso porque fue un hombre preocupado con el cambio. Sin temor a equivocarme, yo lo pondría entre los historiadores paiteños. En sus libros nos regaló su voz y su reminiscencia, su dolor y su consuelo. Se va un hombre con autoridad moral que se hizo experto en el pasado con su “Paita Idolatrada”.

Jorge Hidalgo

“Todo lo que se publica en “Paita Idolatrada” es valioso y altamente positivo para las nuevas generaciones que tienen la obligación moral de conocer lo que es en esencia la vida de su pueblo”… José H. Estrada Morales.

¿Cómo se puede querer a la tierra si no es conociendo su historia? Don Jorge lo sabía y por eso escribía para que nosotros entendiéramos de dónde veníamos y hacia dónde deberíamos apuntar; creaba poesía para que fuéramos capaces de sentir el lugar que por naturaleza nos había sido heredado; y, como si fuera poco, componía canciones sobre el puerto que lo acogió a él y a su familia en tiempos difíciles, como para que rompiéramos en llanto cuando la distancia estremeciera nuestra alma. Amaba nuestro puerto y se propuso la misión de que todos sintiéramos lo mismo.

Nació en Talara, pero la obra que nos deja es el claro ejemplo que se ama lo que se siente, lo que se vive y no donde se nace por accidente. Don Jorge Hidalgo Castillo, hoy en la eternidad, no es de ninguna época ni de ningún lugar. Se ha posicionado en el corazón de quien lo ha conocido, leído y/o que lo haya sentido. Paita pierde a un personaje interesante, de los pocos que nos quedan, de los que abandonamos a su suerte, de los que valoramos sólo después de su muerte.

Se va sin lograr el sueño de ver una casa de la cultura para Paita. Se va sin poder ver una Feria del Libro donde los que escribió con tanto amor puedan tomar la importancia que se merecen. Se va, seguramente, con el rencor de ver a su Paita desmayándose en nuestras narices y gobernada por personajes cobardes escondidos en el anonimato, todo lo contrario a su vida. Se va dejando a todos lo que lo quisieron y conocieron con un profundo dolor a sabiendas que no le dimos la importancia que debimos darle en su momento.

Hoy despedimos al hombre, pero recordaremos a ese talareño que amó esta tierra más que muchos paiteños, al mocoso que aprendió a nadar en el Toril y que nos regaló más de una canción enamorada, al poeta que vivió el dolor de una posible extradición de su familia en medio de una guerra contra el país que vio nacer a su padre:

Si pudiera contar al mundo lo que siento / es amor profundo por los niños en abandono / causa de guerra que no perdono / esos niños que sus ojos vieron la barbarie / de crimen tan horrendo / dime sociedad que no comprendo / la insania, la destrucción del mundo / esos niños de carita triste sin padres que adorar / ¿son hijos de la guerra? / dime sociedad que no comprendo / ¿a dónde arrastran a la humanidad?

Don Jorge Hidalgo Castillo fue admirador de los versos de su hermana, la poeta paiteña Marielena Hidalgo de Peña, quien -como él mismo dijera en una oportunidad- le dejó la responsabilidad y la misión para contar lo que debía contarse de Paita. “…Porque tu pasado, mi querido Paita, ha sido escrito con lágrimas de sangre; pero tu luna y tu sol, son la blandura de tu corazón en este claro inmenso mar…”, escribió su hermana.

Cuánta razón, Marielena. Cuánta poesía nos perdimos con tu muerte temprana. Estoy seguro que hoy estarías escribiendo no sólo con lágrimas, sino contra los que la siguen matando de a pocos. Pero ya puedes estar tranquila hoy reunida con tu hermano. Don Jorge cumplió la misión, Marielena, nos dejó impregnado en las venas ese amor por lo nuestro, y, sobre todo, delegó la misma responsabilidad a los que nos quedamos luchando sus mismas batallas.

Descanse en paz, don Jorge, maestro. La misión ha sido cumplida.

 

 

 

Autor

  • Nació en Paita, 1971. Ha publicado las novelas "Entre el cielo y el mar" y "El Príncipe del Rectángulo". Actualmente dirige la revista Barlovento y busca tiempo y espacio para terminar su tercera producción literaria.

Agregue un comentario

Next Post

Jorge Montero Chapilliquén

Dom Ene 3 , 2021
Monterito, el guardián de la luna Desde la antigüedad, los guardianes fueron seres imaginarios increíbles que tenían la misión de defender y vigilar un rasgo importante de su época. Podía ser una estatua o una divinidad religiosa. Los habitantes siempre los consideraron de mayor importancia […]
jmch

Anuncios

Categorías