Author: María del Carmen Noblecilla Atkins

Alegre y buena conversadora, también podría cobrar por saber escuchar. Vive en la playa y gasta buen tiempo mirando el mar y sus diferentes estampas. Algunos creen que es divertida, pero María del Carmen puede reír y llorar al mismo tiempo, aunque procura evitar los momentos tristes o esos que cortan el hielo. Odia ver la tristeza en sus amigos, prefiere verlos reír de las cosas raras que le pasan. Si alguien la ataca o insulta, es de efecto retardado, y quien lo haga mejor que tenga estrategia de retirada por las próximas horas, días y meses porque las ofensas las graba en piedra.

Por María del Carmen Noblecilla Atkins Contigo escribiría cuentos dramáticos por las veces que te ganó la melancolía y la desazón, pero más, las historias alegres para contagiar al mundo con tu personalidad. Querido Antxon, hoy, a un año de tu partida, no hablaré de tu muerte porque los amigos…

Leer Más